“Me rescataron como si fuera una película”


Por Yeidy Agneris Vega Alicea
yvega@elorientalpr.net

(9 de febrero de 2017)-Con la voz aún ronca, pero con humor y calmado. El padre Luis Manuel Ruíz Lebrón, de 66 años, ya salió un poco del susto, pero el pasado lunes se las tuvo que ingeniar cuando se incendió la Casa Parroquial de la iglesia Nuestra Señora del Rosario en Naguabo.

“No llevo un año aquí y me he encontrado con esto, una experiencia un tanto traumática, así yo la describo. Esto no ocurre todos los días y cuando ocurre tan súbitamente uno queda como asombrado. Todavía huelo a humo y estas oficinas huelen a humo”, contó el sacerdote en entrevista con El Oriental.

Eran más o menos las 7:00 de la mañana cuando lo despertó el humo y olor a quemado. Por instinto el Padre abrió la puerta de su cuarto y lo que se encontró fue una cortina negra que apenas lo dejaba ver, se puso una toalla húmeda en la nariz y trató de abrir el portón de uno de los pasillos internos de la casa, pero no pudo.

Entonces se percató que fuera ya estaba personal del Cuerpo de Bomberos y Manejo de Emergencias y algunos curiosos. Al parecer, Padre Luis fue el último en enterarse del fuego que consumió su cocina y tiñó las paredes del edificio.

“El humo no me dejó bajar, en término película bajé por una escalera. Tuvieron que sacar la ventana, no la pudieron romper. Pusieron una escalera y bajé, pero ya había inhalado humo”, recordó el sacerdote que por primera vez ofició misa en la misma parroquia en el 1990.

Al momento las razones del incendio no han sido confirmadas, pero según trascendió pudo tratarse de un problema eléctrico.

“Dicen los bomberos que fue un cortocircuito en la nevera, en el segundo piso, pero esa misma noche también robaron”, comentó el Padre.
El incidente coincide con varios hurtos que han ocurrido en la Iglesia, que ubica en la calle Rivera Garzó del casco urbano. El más reciente, esa misma noche.

Interesantemente, el Templo ubica de frente y sólo a pasos del cuartel de la Policía Municipal de Naguabo.

En la última intromisión, el pasado lunes los intrusos rompieron la puerta principal y lograron salir con pertenencias. En un incidente anterior, los ladrones salieron con $500.00 que tomaron de una caja fuerte. En otro, se llevaron hasta el vino de consagrar, según contó el Padre.
Padre Luis aseguró que ora por las personas que entraron a robar al templo.

“En la misa dije que yo estoy orando por ellos, porque si estuvieran buenos y sanos no harían lo que hicieron. Están enfermos y necesitan sanación, que hagan bien por la sociedad. La oración es una fuerza grande que tenemos los seres humanos..Tefilah quiere decir ‘conexión’ en hebreo”, comentó el sacerdote que ya cumple 33 años de ordenación sacerdotal.

El Padre agradece a todos los que se preocuparon por él luego de lo ocurrido.

“Me han dicho que esto es un milagro que me hayan podido sacar a tiempo. Es una preocupación genuina, la gente le tiene mucho cariño a uno aquí en Naguabo. Son personas muy dadas y muy serviciales. Vino un contingente de gente, docenas de personas a limpiar todo el desastre que dejó el fuego”, concluyó.

Share Button